¿Puede la ciencia demostrar que existen los demonios?

Hola a todos mis amigos del planeta. Este es un tema que a algunos les llama la atención y otros sencillamente lo descartan sin más ni más, incluso sin investigar ya lo dan por falso amparándose en conocimientos científicos. Yo mismo cuando hace muchos años entré a estudiar una carrera científica en la universidad no estaba tan convencido de cómo ocurrían estas cosas o si de verdad existían, hasta que me tocó presenciar la posesión de mi mejor amiga.

Recuerdo que en esa época me fascinaba la biología, la química y la astronomía. Mi pensamiento estaba orientado a buscarle explicación científica a todo, pero cuando estás solo (y hago énfasis en que yo estaba absolutamente solo en ese lugar) frente a un poseso te aseguro que no te sirve ninguna ley científica para darle explicación a fenómenos que ves a menos de medio metro.

En esos momentos cuando se está frente a un poseso por primera vez ya importa un bledo la explicación científica de lo que estás viendo y lo que intentas desesperadamente es largarte de ahí vivo, y ese fue mi pensamiento en aquella ocasión.

No solamente constaté con absoluto horror y pánico que lo que estaba viendo era real, sino que luego a los días constaté la frustración que se siente al no conseguir la ayuda necesaria para esos casos tan delicados.

Después que han pasado 25 años de aquel episodio y luego de leer varios libros de fuentes confiables y creíbles, además de ver muchos videos sobre el tema hechos por Sacerdotes exorcistas, es que me decido a escribir estas líneas para aportar mi granito de arena en este campo en el que he notado muchísima ignorancia incluso en los mismos Sacerdotes.

Con esto último no quiero que lo mal interpreten, es necesario que todos sepan que las personas expertas en ese extraño mundo de los demonios son los Sacerdotes Católicos y solo a ellos se debe acudir en caso de sospechar la posesión demoníaca de cualquier persona.

Lamentablemente hay algunos Sacerdotes que no creen en la posesión demoníaca. Para mi es algo incomprensible que eso pase, pero es así. Es como cuando uno se consigue a un médico que no cree en la medicina y se pone a recetar yerbitas y remedios esotéricos.

En mi caso siento que hice lo correcto, fui y busqué tres Sacerdotes Católicos, uno tras otro, pero me llevé una mayúscula sorpresa el constatar que el primero de ellos no creía en absoluto en las posesiones, incluso recuerdo sus palabras textuales, me dijo: “no crea en cuentos chinos”.

El segundo Sacerdote sentí que no le dio la importancia que tenía ese asunto porque mientras conversaba con él nos interrumpió una señora maleducada para hablarle de tonterías y todavía el Padre me mandó a que me alejara un poco para que la señora le siguiera contando esas cosas sin importancia y luego de un rato me atendió otra vez; me dijo que le llevara a mi amiga, pero me exigió que primero ella se confesara y comulgara. En verdad que yo no podía creer que me exigiera eso, ¿una endemoniada va a querer confesarse y comulgar? Obviamente ella no lo hizo.

Así que busque un tercer Sacerdote que me atendió muy bien, debo reconocerlo, pero se pasó de irresponsable porque en el fondo yo creo que ese Padre, aunque no vio nunca a mi amiga, como que no creía que ella estuviera posesa, y así lo creo porque me dio uno de los peores consejos que se pueda dar cuando existe un caso de posesión: que yo hablara directamente con el demonio que ella tenía dentro.

Yo para esa época no tenía los conocimientos que tengo ahora, pero, aunque los hubiera tenido no es el deber de un laico hablar con un demonio ya que eso es algo que solo un Sacerdote Católico puede hacer y lo hace en tono imperativo en pleno exorcismo.

Nos fuimos a un parque, escogimos un lugar apartado y ella empezó a invocar al demonio que la poseía, no solamente con palabras sino que dibujó lo que aquella vez no reconocí en un principio pero que hoy se que se trataba de una tabla Ouija.

A todas estas, yo había sido casi convencido por el sacerdote de que lo que ella tenía era solo sugestión, cosas que su mente le hacía creer, pero cuando empiezo a ver como se hacía presente ese demonio, lo que decía y dibujaba, me entró miedo, me hice la cruz y ella ya posesa, aún cuando no me estaba mirando me dijo lentamente: "Estás cagao carajito, estás cagao".

Al percatarme por todo lo que estaba viendo de que aquello era real opté por pararme y situarme a varios metros de ella, impresionado al constatar la veracidad de esa posesión, por lo menos los fenómenos que había visto. Luego recordé unas palabras que me dijo el Padre y con esa confianza regresé con ella y pasaron otras cosas que prefiero no relatar porque sería muy largo pero todavía conservo las cosas que ella dibujó en ese momento.

Ahora tengo conocimientos religiosos mayores que cuando ocurrió la posesión de mi amiga, sin embargo, les repito: un laico no está preparado para hablar con un demonio, ni lo estará nunca porque esa es una labor que compete única y exclusivamente a los Sacerdotes católicos.

Total, que el caso de mi amiga fue un caso perdido porque busqué un cuarto Sacerdote, pero ella no quiso el exorcismo y opté más bien por alejarme de ella ya que me estaba afectando más de la cuenta y ella no ponía de su parte.

Yo por la misericordia de Dios no fui poseído ni afectado por ningún espíritu inmundo gracias a que Dios no lo permitió y pienso que fue porque yo contaba con la autorización del Sacerdote que me dijo que hablara con el demonio que poseía a mi amiga. Sin embargo, les exhorto a que no hagan nunca eso porque es algo delicadísimo y sumamente peligroso.

Para aquellos que ponen a la ciencia en un pedestal y basándose en ella no creen que haya posesiones demoníacas les puedo asegurar que si así piensan es porque no han profundizado en el estudio de las ciencias y mucho menos en estudios religiosos. He visto esa conducta en médicos siquiatras que ante casos de posesión tratan de dar una explicación científica negando de plano la existencia de demonios y por supuesto empeorando con ello la situación del poseso.

Cuando se ha profundizado en el estudio de las ciencias se sabe que “No todo pensamiento lógico conduce a la verdad”. Por lo tanto, hay ocasiones en que, aunque apliquemos la lógica no llegaremos a la verdad.

Hay cosas en que la ciencia no se puede aplicar y cosas que la ciencia no puede explicar. Por ejemplo ¿Puede la ciencia demostrar que existe el pensamiento? Todos sabemos que los pensamientos en nuestras mentes existen, pero díganme ¿cómo se crea un experimento científico que demuestre que los pensamientos existen? ¿Cómo lo mides, como lo pesas, como lo miras, como lo constatas?

La ciencia se aplica para este mundo, pero no aplica al mundo espiritual, por eso no puedes negar que existan los demonios por el solo hecho de que no se pueden demostrar científicamente. Si sospechas que un familiar o un amigo está poseído es tu deber llevarlo sin dilación con un Sacerdote porque si no lo haces rápido la situación empeora con el pasar de los días.

Si estás en una situación parecida con un amigo o familiar del que sospechas que haya posesión pues mi consejo es que busques a un Sacerdote Católico, si no te cree busca a otro hasta que consigas al adecuado. No empeores la situación buscando a un brujo o tarotista, no busques a nadie que no sea Sacerdote ya que los Curas son los expertos en ese campo. Cuando estás enfermo buscas a un médico ¿cierto? No te pones a buscar a un mecánico ni aun carpintero para que te cure sino a alguien experto, que ha estudiado a profundidad para atender esos casos. Lo mismo pasa con un Sacerdote, esa es su área de dominio. Que Dios te Bendiga.